laimagen_logo_250.png

Portal de noticias y banco de imágenes

Lunes 20 Noviembre de  2017 21:33

Noticias

Anahí García, quien padece leucemia aguda, se someterá a un trasplante gracias a la decisión de su hijo Joaquín de ser su donante. La familia espera con ansias el día del procedimiento para comenzar a transitar luego el proceso de recuperación. Un gesto solidario que conmueve.

“Yo voy a ser tu donante”, esa fue la frase que Joaquín Gortan, de 12 años, le dijo a su madre, Anahí García, en una reunión familiar. La decisión del pequeño de convertirse en el donante de su madre que posee una leucemia linfocítica aguda, una enfermedad oncohematológica que se presenta cuando el cuerpo produce un gran número de glóbulos blancos inmaduros, tomó a todos por sorpresa. “En el año 2012 me enfermé por una alteración genética que se llama cromosoma de Filadelfia que, según me explicaron los médicos, son células inmaduras que no crecen. Hice dos años de tratamiento, que consistió en someterme a sesiones de quimioterapia cada tres meses y a tomar una medicación especial. Después me dieron el alta y en junio de este año me diagnostican la enfermedad, por lo que los especialistas me indican que lo mejor era someterme a un trasplante de médula ósea”, explicó Anahí al diario LM Neuquén desde la ciudad de Buenos Aires, donde se encuentra con su hijo realizándose los estudios previos para la intervención. “Joaco, como le decimos en la familia, es muy valiente. Con tan sólo 12 años me va a donar su médula. Estamos listos para recorrer este nuevo camino. Sabemos que es posible porque estamos rodeados de fe y con muy buenas energías”, afirmó la mujer de 39 años. La mujer cuenta que desde que su hijo se enteró de la enfermedad, enseguida expresó su deseo de ayudarla. Los padres de Anahí no podían ser donantes por ser personas mayores, por eso con la decisión del chico se abrió la posibilidad por ser compatible. Joaquín es el mejor donante para ella, dicen los médicos neuquinos que la atienden.“Él es muy chico y muy bueno, y yo veo la posibilidad de seguir viviendo”, dice la mamá de Joaquín, al hablar sobre el paso que decidieron dar juntos. Anahí confiesa que tiene miedo porque cuando le hagan la punción al pequeño no va a poder estar a su lado porque de inmediato le van a hacer el trasplante.“Estoy esperanzada en que todo va a salir muy bien. Sé que estoy en buenas manos”, afirma. Por último, Anahí espera que con la difusión de su caso “sirva de algo para que la gente se saque el miedo y que decidan ayudar a quien lo necesite con una simple donación de sangre”. ¿Quiénes pueden ser donantes? El primer paso en la donación de médula ósea consiste en una extracción de sangre común y corriente que no tiene ningún tipo de riesgo. Pueden donar las personas de 18 a 55 años que pesen más de 50 kilos. No se necesita estar en ayuno. El donante firma su voluntad de ser donante de células madres (células progenitoras hematopoyéticas, CPH), que se encuentran en mayor proporción en la médula ósea y así pasa a integrar el Registro Nacional de Donantes de CPH. Luego se realiza la extracción de una unidad de sangre destinada al Banco de Sangre que analizará la compatibilidad. Este banco integra una red a nivel nacional e internacional. En caso de encontrar un donante compatible que necesite el trasplante, una vez dadas las condiciones se producirá la intervención.

Lo último

  • 1
BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates