laimagen_logo_250.png

Portal de noticias y banco de imágenes

Miercoles 22 Noviembre de  2017 22:31

Noticias

519dab6b649c1f3b86d2e91bdcac31cc.jpg

La producción basada en pasturas y reservas forrajeras presenta un gran potencial de crecimiento para ampliar la productividad de carne vacuna en la zona. Con menores costos para su implementación, permite minimizar el uso de insumos extrarregionales, generando carnes más saludables y con posibilidades de diferenciación en el mercado. El acceso al riego, la existencia de suelos con aptitud ganadera, condiciones ambientales y sanitarias favorables, infraestructura frigorífica, son sólo algunas de las características que permiten posicionar los valles chubutenses como polo productor de carnes saludables - y a bajo costo - aprovechando los recursos disponibles. En el escenario actual, la carne ovina que se produce en el Valle Inferior del Río Chubut se destina en parte al consumo local pero también para abastecer algunos mercados regionales. En el caso de la carne bovina, alrededor de un 60% de la carne que se consume en las localidades de Trelew y Rawson es de origen extraprovincial, siendo esta situación similar si se analiza a nivel provincial, donde la demanda restante es cubierta por la entrada de carne - principalmente - desde la Patagonia norte y Región Pampeana. De acuerdo a Ingrid Bain, del Grupo de Ganadería Intensiva del INTA Chubut, “si esto se lo analiza a partir de las características particulares del Valle, que son favorables para la actividad ganadera, existe un gran potencial para dar un salto en la producción local de carne, por lo que debemos trabajar con el objetivo de cubrir las demandas locales a partir de nuestra propia producción provincial. Para generar un techo productivo más alto, que permita que la actividad sea rentable en comparación a otras producciones, la clave está en lograr un mayor y más eficiente aprovechamiento de los recursos naturales disponibles - suelos, agua y radiación solar –, para incrementar la producción primaria de forraje (principalmente pasturas) y a partir de ello, incrementar la productividad de carne, en kilogramos por hectárea. “Si a esto le añadimos la gran fortaleza que tenemos de estar en una zona geográfica libre de aftosa, la capacidad y la escala que puede tener la producción local es muy amplia, con posibilidades de producir carnes con características únicas de la zona, que puedan traducirse al mercado en un producto con un grado mayor de valor agregado”, señaló Bain. Beneficios de un sistema basado en los recursos del Valle La carne producida en sistemas pastoriles presenta, en general, un menor engrasamiento y una mejor composición de las grasas, según las recomendaciones nutricionales (por una mejor relación entre los ácidos grasos Omega6/Omega 3, y mayor contenido de ácidos grasos insaturados). Además, en estos sistemas, la carne presenta un mayor contenido de antioxidantes naturales, debido a un mayor contenido de antioxidantes precursores de la Vitamina A y Vitamina E de las pasturas respecto de los granos. Esto no sólo genera beneficios para la salud - al incrementar el consumo de antioxidantes benéficos - sino que además, permite una mayor conservación de la carne, al frenar los procesos oxidativos naturales que se producen durante la conservación de la carne en góndola o en los hogares. La investigadora remarcó que desde el INTA “existe una amplia variedad de tecnologías disponibles, que están disponibles y que se conocen, y que con determinadas prácticas de manejo, se pueden implementar para favorecer y aumentar los rendimientos”. Además, resaltó la importancia de “trabajar con otras instituciones que también están en terreno para unificar criterios, y desarrollar un plan estratégico – a través de distintos programas e instrumentos - para dar fuerza a las iniciativas de producción bovina a escala local y regional”. Para concluir la idea, Bain indicó que “es fundamental promover metodologías de trabajo con grupos de productores, y lograr que la producción de carnes vacunas resulte del esfuerzo compartido”. Jornada para difundir la producción rentable de carne en los valles Con el objetivo de difundir sistemas de producción de carne vacuna más rentables, y aprovechando las potencialidades del Valle, INTA y CORFO Chubut llevaron adelante la jornada de “Engorde de Bovinos. Uso de forrajes conservados” en la que se presentaron distintas visiones sobre características de los alimentos y sus formas de conservación, requerimientos nutricionales de los animales según las etapas productivas, presentando resultados de ensayos de engorde realizados en la Unidad Demostrativa de INTA Chubut (Chacra 164). La jornada finalizó con la demostración de distintos forrajes conservados y características de su correcta confección y conservación, utilización de los mismos en la formulación de raciones y conceptos vinculados a la suplementación y terminación de terneros a corral. Al encuentro asistieron más de 40 productores de las distintas localidades del Valle, y las disertaciones estuvieron a cargo de los técnicos del INTA Chubut, Eduardo Matinata, Martín González, Agustín Pazos y Andrés La Torraca.

Lo último

  • 1
BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates